Australopithecus anamensis

Hola amigos sapiens, en el post anterior os conté -gracias a la sabiduría del equipo de didáctica del Museo de la Evolución Humana- datos generales sobre los Australopithecus, hoy me centraré en el Anamensis. Esta especie de Australopithecus fue propuesta por Meave Leakey, a raíz de que en 1994 su equipo keniata (Museo Nacional de Kenya) encontraran sus restos. En realidad, no se cuenta con una gran colección, pero fue suficiente como para constatarla como especie separada. Los fósiles de este hominino fueron encontrados en Kanapoi y Allia Bay (localidades del Lago Turkana, al norte de Kenya), y se fecharon en torno a 4’2-3’8/3’9 ma.

En un primer momento, los descubrimientos no fueron muy numerosos. Destacan, de esa expedición, restos craneales (como fragmentos de maxilar y mandíbula, numerosos dientes) como poscraneales (fragmentos de tibia o de un húmero que, aunque fue descubierto en 1970, se asoció a la colección). Gracias a investigaciones posteriores, la muestra ha sido aumentada hasta unos 50 especímenes y se ha corroborado como hominino. Su estructura no deja lugar a dudas: es totalmente bípedo, aunque lo combina con un desplazamiento arbóreo (como ocurre en Australopithecus posteriores).

Presenta gran cantidad de rasgos ‘primitivos’. Sus dientes presentan un proceso de expansión y esmalte grueso (lo que indica una dieta vegetariana pero ya diversificada). Sus caninos siguen siendo grandes, aunque más reducidos que en las tres especies anteriores. Y además, tiene rasgos derivados que no se documentan en especies posteriores de su género; por ejemplo, los orificios auditivos son reducidos y con forma elíptica, muy similares a los canales auditivos de los grandes simios (nuestros canales auditivos y el de Australopithecus más modernos son de mayor tamaño y con forma circular) .Gracias a fragmentos mandibulares, se comprueba que la barbilla es más huidiza que en Australopithecus posteriores y que su arcada tiende a la forma en U (como la de gorilas y chimpancés).

Con tan pocos restos no se puede asegurar el dimorfismo sexual, aunque probablemente era exagerado. Gracias a los huesos largos encontrados, se pudo determinar su peso entre 55 y 58 kg, pero no he encontrado datos sobre su altura estimada. Su capacidad craneal es muy pequeña, oscilando entre 320 y 380cc.

Como se puede valorar, amigos sapiens, A. anamensis es un gran descubrimiento como especie, ya que encaja perfectamente dentro del modelo evolutivo, combinando rasgos antiguos y más modernos.

australopithecus amanensis

 

Un último apunte de esta especie. Mediante los restos hallados en las dos localidades anteriormente nombradas, e le asocia a un marco variado de ecosistemas, desde sabanas arboladas secas, hasta praderas abiertas o también, a bosques de galería.

El próximo Australopithecus me tocaría hablar de Lucy, nuestra afarensis, pero para eso tenéis sus post en este blog, así que me la saltaré, con su permiso, y pasaré a otro.


7 pensamientos en “Australopithecus anamensis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>