Quién es más alto, Rafa, Homo antecessor; Miguelón, Homo heidelbergensis; o tú, Homo sapiens

Como todos sabéis amigos sapiens, todavía no hay fósiles suficientes encontrados en la Sierra de Atapuerca como para determinar por el método más contundente la medida de nuestro amigo Rafa, Homo antecessor, sin embargo el estudio de los fósiles del pie encontrados en el TD6 de Gran Dolina si puede servir para estimar una estatura similar a los especímenes del yacimiento mesopeistoceno de la Sima de los Huesos –mi tribu-. ¿Cuáles son estas piezas de antecessor halladas en la Trinchera del Ferrocarril? Pues básicamente un astrágalo izquierdo casi completo (ATD6-95), y los tres cuartos proximales de un cuarto metatarso derecho (ATD6-124). El astrágalo se ha asignado provisionalmente al individuo 10 de la muestra de TD6, un tipo adulto masculino con quien también se había asociado el segundo metatarso (ATD6-70+107).

Si estudiamos el metatarso, nuestro amigo antecessor pues es más bien de mi misma altura, o de los neandertales y de los sapiens actuales. Si profundizamos en el astrágalo, es muy largo y alto, y muestra un cuello corto proporcionalmente.

¿Cómo han hecho la medición estos sapiens investigadores? Para medir la estatura de antecessor el equipo ha utilizado métodos estadísticos robustos por vez primera para este tipo de estimaciones. Así se han centrado en huesos del tarso y del metatarso (tobillo y empeine) como os he comentado antes. Los investigadores creen que la combinación de ambos le hace más fiable. Además han analizado 564 huesos de pie de 94 individuos –euroamericanos y afroamericanos- que nacieron entre 1825 y 1910 y murieron a edades comprendidas entre los 17 y 50 años, huesos que custodia el Museo de Historia Natural de Cleveland. Comparando todos los datos han determinado que nuestro colega antecessor, al que hemos bautizado Rafa en la Galería de la Evolución del MEH, mide entre 173 y 174 centímetros de altura, algo más de lo que esperaban los científicos. Pero ya os digo que todavía queda mucho por avanzar con respecto a esta especie.

Como sabéis, por estudios de José Miguel Carretero y de Juan Luis Arsuaga, y tras haber analizado una gran cantidad de fósiles –especialmente por ejemplo el fémur o la tibia de heidelbergensis (ambas podéis verlas en el Museo de la Evolución Humana- en cuanto a mi estatura soy ligeramente más alto que los neandertales, la mayoría somos en comparación con los sapiens individuos medios, pero los hay altos, como es mi caso, y similar probablemente al Homo antecessor.

Según los investigadores, dejando al margen las especies de biotipo pequeño como Homo habilis (Este de África), Homo georgicus (Georgia) y Homo floresiensis (Isla de Flores), todos los humanos conocidos del Pleistoceno Inferior y Medio que habitaron África (Homo ergaster, Homo rhodesiensis), Asia (Homo erectus) y Europa (Homo antecessor, Homo heidelbergensis y Homo neanderthalensis) parecen presentar durante la mayor parte de este período también estaturas medianas y supermedianas, aunque entre todas ellas podamos encontrar siempre algún individuo alto o muy alto. Esto quiere decir que la estatura del género Homo ha permanecido más o menos estable en el tiempo durante casi 2 millones de años, hasta la aparición hace tan solo 200.000 años en África de una especie rompedora en este sentido, el Homo sapiens, cuyos primeros representantes eran significativamente más altos que los de cualquier otra especie que hubiera existido hasta ese momento.

Los sapiens protagonizasteis un cambio morfológico general del biotipo corporal.  Presentáis un cuerpo más estrecho, huesos más ligeros, estatura más elevada y piernas más largas, además de una cadera más estrecha. Además de significar un menor peso corporal favorece una zancada más larga, mayor velocidad y menor coste energético para mover el cuerpo, caminar y correr. Lo que en principio, asegura la pervivencia.

 

Ahora os indico algunas características de mi especie:

Estatura: una gran mayoría de individuos medirían entre 160 y 180 centímetros, siendo el promedio de los machos algo superior al promedio de las hembras, como sucede en la actualidad en nuestra especie. En función de la tibia, el fósil original que se exhibe en el MEH, mediría unos 175 centímetros, así que soy un tipo alto.

Dimorfismo sexual: las diferencias de peso y estatura entre machos y hembras serían similares a las de nuestra especie.

Proporciones corporales: similares a las de Homo sapiens, pero con el tronco más ancho.

Peso corporal: un 30 por ciento más pesados que nuestra especie, debido a una mayor masa esquelética y muscular y a su mayor anchura del tronco.

Capacidad craneal: promedio de unos 100-150 centímetros cúbicos menor que en Homo sapiens. Cerebro lateralizado como el nuestro, con individuos diestros y zurdos.

Grado de encefalización: menor que el de nuestra especie: cerebro relativamente más pequeño con respecto al peso corporal.

Parto: similar al de Homo sapiens en cuanto a la fisiología, movimientos del niño y modo de presentación, pero con un tránsito más holgado por el canal del parto, debido a las mayores dimensiones de la pelvis.

Lactancia: entre tres y cuatro años, como en algunas tribus de cazadores y recolectores actuales.

Desarrollo: probablemente casi tan largo y complejo como en nuestra especie, con infancia, niñez, fase juvenil y adolescencia, incluido un estirón puberal de intensidad similar a la nuestra.

Longevidad: menor que la de Homo sapiens. Su estilo de vida no permitiría una vida más allá de los 40 o 45 años. La esperanza de vida al nacimiento sería de entre quince y veinte años.

Modo de vida y dieta: cazadores y recolectores de pequeños animales, huevos y todo tipo de plantas silvestres comestibles. De su higiene sabemos que usaban palillos de dientes para la limpieza de los espacios interdentales. Usaban abrigos de piel para evitar el frío y fabricaban herramientas de piedra y madera.

Campamentos: construcción de cabañas de madera y quizás pieles de animales, pero también uso de abrigos y vestíbulos de cuevas.

Organización social: pequeños grupos o clanes de entre 15 y 40 individuos jerarquizados, que explotaban y defendían los recursos de un territorio y que realizaban contactos esporádicos con otros grupos para evitar la endogamia.

Posibles causas de muerte: parto, infecciones de heridas y de la cavidad bucal, traumatismos producidos por golpes accidentales o por violencia intra-específica, predadores.

Altura homínidos, en un gráfico realizado por la agencia Sinc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>